La Vida Religiosa y las Diferentes Órdenes

webpic4

LA VIDA RELIGIOSA Y LAS DIFERENTES ÓRDENES

A lo largo de los siglos, hombres y mujeres han respondido al llamado de Dios para comprometerse totalmente con Dios y con su pueblo a través de la vida consagrada.

Al aceptar el llamado de Jesús a una vida consagrada a la religión, estos hombres y mujeres hacen votos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia, y pasan a formar parte de una comunidad religiosa. Ellos modelan sus vidas inspirándose en Jesús, compartiendo una vida comunitaria y practicando sus votos, con una misión y visión comunes de acuerdo con el “carisma” particular de su comunidad. Ellos dedican cada día el tiempo necesario para la oración, el apostolado y la comunidad. En sus enseñanzas y en sus vidas siguen el ejemplo del fundador de su comunidad.

La mayoría de las hermanas y hermanos son personas comunes y corrientes que sienten y expresan un amor “extraordinario” por Dios y su pueblo, y tienen un ardiente deseo de testimoniar el amor de Jesús, de compartir la Buena Nueva y de servir a los demás, especialmente a los necesitados. La vida religiosa tiene un papel especial en el testimonio del mundo y vale la pena renunciar a todo lo demás por el bien de Dios y del Reino de Dios.

CONTACTO:
P. Sean Suckiel, Director de Vocaciones
341 Highland Boulevard
Brooklyn, NY 11207
Teléfono: 718-827-2454
email: vocations@diobrook.org

webpic31