Ordenación Sacerdotal

webpic1

ORDENACIÓN SACERDOTAL

Un sacerdote es un cristiano, un miembro de la Iglesia, que es llamado por Dios para proclamar al mundo la “Buena nueva” de la salvación y conducir al pueblo de Dios en la adoración, sobre todo haciendo presente en la Eucaristía el sacrificio salvífico de Jesús en la cruz. El sacerdote tiene el privilegio de actuar “in persona Christi” (como representante de Cristo), especialmente en la celebración de los sacramentos: es él quien da a las personas la vida de Cristo a través del bautismo; el que perdona sus pecados en la reconciliación; el que unge a los enfermos; es el testigo de los votos que jura una pareja cuando se une en matrimonio.

Un sacerdote también da testimonio de la presencia de Dios mediante su fe cotidiana, especialmente en medio de una comunidad parroquial. Alienta, consuela, regocija y apoya a sus feligreses en su experiencia de fe. Algunos sacerdotes son miembros de comunidades religiosas (franciscanos, jesuitas, vicentinos, etc.) y otros son “diocesanos”. La mayoría de los sacerdotes diocesanos son “párrocos”, sirviendo en una parroquia de su diócesis, mientras que otros sirven a veces en “apostolados especializados”, enseñando o sirviendo como capellanes en escuelas, hospitales o en el ejército.

Creemos que Dios está llamando a muchos jóvenes al sacerdocio. ¿Podrías ser uno de ellos? ¿Alguien te ha dicho alguna vez que podrías ser un buen sacerdote? ¿Has pensado en esa posibilidad, pero trataste de alejarla de tu mente? Te desafiamos ahora a considerarla. Pregúntale al Señor por medio de la oración y los sacramentos, si estás o no llamado a continuar la obra salvadora de Su Hijo. ¡Quizás estés llamado a servir a Su pueblo aquí mismo, en la diócesis de Brooklyn!

Busca más información en BrooklynPriests.org

webpic2