MONSEÑOR RENE A. VALERO, OBISPO AUXILIAR JUBILADO

valeroEl menor de los tres hijos de Caesar y María (Cordova) Valero —ambos nacidos en Caracas, Venezuela—, también ha influido en el desarrollo del ministerio hispano en la diócesis desde mediados de los años setenta.

Nacido en la sección de West Harlem, Manhattan, el 15 de agosto de 1930, monseñor Valero asistió a la Escuela St. Joseph’s (Nueva York) y al Sacred Heart Mission House (Pensilvania), antes de comenzar el seminario en el Cathedral College de Brooklyn.

Completó su preparación sacerdotal en el Seminario de la Inmaculada Concepción en Huntington, Long Island, y fue ordenado por el arzobispo Thomas E. Molloy el 2 de junio de 1956 en la Catedral de St. James, en Brooklyn. Su primera asignación fue a la parroquia St. Michael–St. Edward, en Fort Greene, donde estuvo sirviendo durante un año. Los tres siguientes sirvió en St. Agatha, Bay Ridge.

En 1960 comenzó sus estudios de Trabajo Social en la Escuela de Servicio Social de la Universidad de Fordham, de donde se tituló con una maestría en 1962. Durante los siguientes 12 años sirvió en las Caridades Católicas, primero en la oficina de Family Service y luego como director del Kings County, antes de convertirse en el primer director de la Oficina para las personas mayores.

Desde 1974 hasta 1980 fue coordinador del Apostolado diocesano en español, durante el cual también fue presidente del consejo del Centro Pastoral Hispano del Noreste (Northeast Hispanic Pastoral Center). En junio de 1979, fue nombrado pastor de la Iglesia del Santísimo Sacramento, en Jackson Heights.

A finales de los 80, el papa Juan Pablo II lo nombró obispo auxiliar, junto a monseñor Anthony J. Bevilacqua y al padre Joseph M. Sullivan; anuncio hecho el 7 de octubre.

La ordenación episcopal para los tres tuvo lugar el 24 de noviembre en Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Bay Ridge. El obispo Francis J. Mugavero fue el prelado ordenante, asistido por el obispo auxiliar Charles R. Mulrooney y el obispo John J. Snyder, de San Agustín.

Monseñor Valero permaneció como pastor del Santísimo Sacramento después de su ordenación episcopal, y en 1983 fue nombrado por el obispo Mugavero director de la Oficina Católica de Migración y Refugiados, puesto que ocupó hasta 1991.

Poco después de que monseñor Thomas V. Daily fuera nombrado obispo de Brooklyn en 1990, estableció el Comité Diocesano de Armonía Racial (Committee on Racial Harmony) y nombró como su presidente al obispo Valero. Bajo su liderazgo, el comité ha elevado la conciencia sobre los terribles efectos del racismo, patrocinando convocatorias anuales con oradores prominentes, realizando audiencias y organizando debates en escuelas parroquiales.

Reflexionando sobre la evolución de la mezcla étnica y racial en la diócesis, el obispo Valero señala: “Solo una actitud de bienvenida y comprensión hacia las personas que se mudarán a nuestros vecindarios, suscitará una acogida fácil y pacífica a los recién llegados”.

Además de sus actividades diocesanas, ha servido en varios comités de obispos.

El obispo auxiliar jubilado Rene A. Valero, primer obispo hispano de la diócesis de Brooklyn, atendió como vicario los problemas de los ancianos y conflictos raciales (Elderly and Racial Concerns) y fue obispo regional de las 56 parroquias del vicariato de Queens North.