MONSEÑOR OCTAVIO CISNEROS, OBISPO AUXILIAR

csiEl obispo auxiliar Octavio Cisneros nació en Las Villas, Cuba, el 19 de julio de 1945. Es el tercero de los cuatro hijos de Roberto Cisneros y Olga Lezcano, ambos fallecidos. Poco después de su nacimiento, su familia se mudó a La Habana, donde fue bautizado en la Iglesia de Nuestra Señora de Montserrat.

En su infancia recibió la educación de los Padres Escolapios y en octubre de 1961, cuando era estudiante de secundaria, llegó como refugiado político a Estados Unidos como parte de la Operación “Peter Pan”, un esfuerzo humanitario católico que sacó de Cuba a 14,000 niños y adolescentes, sin la compañía de sus padres.

Reubicado en Marquette, Michigan, asistió y se graduó de St. Paul High School en Negaunee, Michigan. Luego se matriculó en el seminario del St. Lorenzo en Mount Calvary, Wisconsin, donde obtuvo un título de Asociado en Artes, y más tarde una licenciatura en Niagara University, Nueva York.

El obispo Cisneros cursó su primer año de teología en DeSales School of Theology en Washington, y completó sus estudios teológicos en el Seminario de la Inmaculada Concepción, en Huntington, Long Island, NY, donde se graduó con un grado de maestría en Divinidad. Recibió la orden sacerdotal a manos del obispo Francis J. Mugavero el 29 de mayo de 1971.

Durante sus primeros ocho años de sacerdocio, se desempeñó como vicario parroquial en la Iglesia de San Miguel, Sunset Park. En 1979 fue nombrado coordinador diocesano del Apostolado Hispano y ocho años más tarde fue nombrado párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores en Corona.

Sus nombramientos posteriores fueron vicario Episcopal o Territorial, en el Vicariato de Brooklyn East, y rector de la Casa de Formación Cathedral Seminary en Douglaston. En 1988 fue nombrado Prelado de Honor por el Papa Juan Pablo II.

Las labores del obispo Cisneros han incluido asociaciones con el Centro Católico del Noreste para los hispanos, el “Instituto Nacional Hispano de Liturgia”, la administración del Seminario de la Inmaculada Concepción, el Comité de Obispos sobre la Liturgia, el Comité Asesor de Pastores y la Conferencia de Directores Diocesanos para el apostolado hispano, de la que fue presidente.

Se desempeña como vice postulador de la Causa de canonización del Siervo de Dios Padre Félix Varela, un sacerdote cubano que se radicó en Nueva York durante casi 30 años, sirviendo a los inmigrantes irlandeses en la primera mitad del siglo XIX. El obispo es miembro fundador y presidente de la Fundación Félix Varela.